jueves, 21 de mayo de 2009

Viento de noche




La ciudad comienza a dormir.
Pero siempre hay alguna luz encendida. Alguna ventana que desprendre luz. Algún aparato de televisión que ilumina la habitación con sus imágenes.
El cielo está cubierto por nubes blancas muy bajas que no dejan ver las estrellas.
Y aquí estoy en mi ventana, observando los coches que vienen y van.
La gente que camina bajo la luz de las farolas. Una madre con su hijo, una pareja cojidos de la mano. El viejecito que camina con su bastón quejosamente.
Entonces algo llama mi atención.
Es una ventana que se ha encendido en el bloque de enfrente. Tiene unos visillos blancos. Espero un rato y aparece ella.
Tiene el pelo largo, muy largo y negro. Lleva una camiseta verde y levanta los brazos cogiéndoselo en un moño. Abre el frigorífico y coje una lata. Sale del cuadro iluminado y se apaga la luz.
Todo vuelve a ser oscuro.
Una ráfaga de viento me mueve el pelo y seca mis ojos.
Miro al cielo, a esas nubes blancas y cierro los ojos.
Me dejo mecer por el suspiro del viendo.
Saco incluso mas mi cuerpo por la ventana, quedando medio cuerpo fuera.
Es como si bailara conmigo. Me trae aromas de flores y comidas.
No soporto el dolor. Me nace de dentro y se expande en oleadas por mi pecho hasta mis brazos. Cuando llega a mi cabeza... parece como si explotara y la quisiera abrir.
Aprieto los dientes y dejo que pase.
Vuelvo a abrir los ojos y me fijo de nuevo en la calle.
Un taxi viene despacio. Un grupo de chicas viene o va de fiesta alegremente. Una pareja discute en una esquina.
El levanta los brazos airadamente y ella llora tapándose la boca con las manos.
Es todo tan hermoso. Tan jodidamente hermoso, bañado por la luz de las nubes blancas.
La vida transcurre a mis ojos sin ser ellos conscientes de ser observados.
Como si fuera Dios. Un dios sin poder.
Un dios lloroso que se deja mecer por el viento.
Saco aún mas mi cuerpo y me sujeto con las manos.
El viento mueve mi pijama de hospital.
Entra por mi pecho y me acaricia la piel. Cosquillea en mi omgligo y hace aletear el cuello del pijama.
¿Porqué estos momentos no son eternos?
Mi piel responde erizándose. Mi nariz se abre para dar paso a la más minima partícula de olor.
Alguien está regando un jazmín. O quizás un galán de noche lanza al aire su aroma.
La ciudad produce su propio sonido. Su forma de decir que está viva. Su propia respiración, que me llega en forma de viento.
Lloro sin poder parar y mi cuerpo tirita de miedo.
Me empujo un poco más fuera de la ventana y tengo que hacer fuerza para mantener el equilibrio.
El viento juega con mi cara, seca mis lágrimas y me revuelve el cabello.
Mi cuerpo sufre otro espasmo de dolor que me hace gritar y morderme los labios.
Es todo tan hermoso. Tan bello. Tan vivo
Porqué tengo que perder todo esto, ¿Porqué?.
Quiero vivir por encima de todo.
Quiero vivir.
Quiero abrir mis sentidos y que me inunden las sensaciones.
Quiero soñar que vivo.
Quiero volar...
y me empujo llorando mientras el viento me mece y juega conmigo.

10 comentarios:

lola dijo...

no tengo palabras para espresar lo ke fue sintiendo mi alma mientras leia este puñado de palabras que componen este verso tan bonito... esto es escribir sueño , por momentos senti y vi todo lo ke pasaba en esa ventana....y me dio un miedo horrible estar en ese lugar. un abrazo con mucho cariño de una seguidora... :-)

lola dijo...

SIENTO MUCHO KE LO SEPAS JAJAJ PERO BUENO ASI SABEMOS ALGO MAS Y ESTAMOS UN POCO MAS PREPARADOS PARA LO PROXIMO QUE TENGAMOS KE IR VIVIENDO. BESITOS

AdR dijo...

Una carta de amor para sí mismo. Así lo he visto. Yo creo que los momentos de cada uno (consigo mismo) es lo único que permanece de veras.

Abrazos

Nayuribe dijo...

Aaah, que impotencia, alguien que quiere tanto vivir y su cuerpo no lo deja, y otros que tienen todas la posibilidades de vivir hasta los 100 años y se matan porque no ven la parte linda de vivir...
Muy linda historia, un beso

India dijo...

¿Y por qué has de perderlo?... Creo que es peor no llegarlo a sentir nunca que perderlo algún dia...

Te he leído poco; creo que esta es la segunda vez que lo he hecho, pero me encantó... Quizás porque hoy ando más sensible de la cuenta, quizás porque ando de bajón, o quizás porque es simplemente bello lo que escribiste, pero me llegaste Sueño... Me llegaste...

Un abrazo

emperatriz dijo...

Y es que narras a la perfección cada instante de vida ajena tal y como la observamos. Desde arriba, desde lejos y desde fuera..

Pero pese al alivio hecho poesia de la caricia del viento, merece la pena seguir aferrándose ocn fuerza y ganas a la pared, al marco de la ventana, a un hilo de esperanza.

Así las lágrimas pesaran menos.
Así el dolor tendrá un sentido.

Besos hermano.
Levanta tu copa semiseca, semillena que no semivacía, y brinda.

sueño dijo...

lola.

Muchísimas gracias. Supongo que siempre aspiro a eso ¿no?. Que se vivan las historias que escribo.
Que parezcan reales.

y si... así estamos mas preparados. jajajaja.
Un besazo.

AdR.

La verdad que me encanta que cada uno vea algo dfiferente en cada historia.
Puede ser lo que tú dices... puede ser.
Un abrazo.

Nayuribe.

Me encanta tu reflexion. A veces el que más tiene ganas de vivir, es el que no puede hacerlo.
Un besazo.

India.

Puede ser, aunque supongo que si se siente, mas duele perderlo ¿no?.
Me alegro que te guste lo que lees, te espero por aqui. Y ánimo con ese bajón. Después de la noche viene el día y nadie espera. Así que hay que ponerse en pie, apretar dientes y continuar.
De nuevo gracias.
un besazo.

emperatriz.

Gracias por tus alagos niña.
Coincidido contigo, somos igual de tontos y nos aferramos a esa ventana con esperanza.
Pues brindemos con esa copa.
Mejor semillena jeje.

Un besazo hermana.

Verónica (peke) dijo...

Me quedo con la frase "quiero vivir por encima de todo"... Resume la filosofia de vida que deseo tener....

besotes de esta peke.

pd: te espero como siempre por mi rincon con tu taza de cafe, si gustas...

sueño dijo...

Verónica (peke)

También la hago mía. Porque es eso. Debemos seguir a costa de todo. Porque al final del recodo.... ¿quién sabe lo que nos espera?
Un beso y gracias.

Yo dijo...

Vaya... me gusta cómo defines. En serio. De una cosa tan simple como asomarse a una ventana, mira todo lo que has sacado...

Es... Impresionante, sí. Por un momento ha sido como asomarme yo...

Muy bonito, sí señor

¡Qué arte tienes!