domingo, 21 de febrero de 2010

El anivesario





El abuelo colocó los cubiertos cuidadosamente. Todo lo que sus manos temblorosas de parkinson le permitían.
El plato sopero estuvo a punto de resbalar de sus manos y caer al suelo. Pero finalmente lo consiguió colocar en su sitio.
Menuda bronca se iba a llevar si a su mujer le faltaba uno de sus queridos platos de porcelana.
Con toda la rapidez que su dolorido cuerpo le permitía, abrió un cajón del mueble del salón comedor y sacó las servilletas de tela.
Escogió unas que tenían bordadas unas florecitas azules en sus esquinas. Fué hasta la mesa y doblándolas con cuidado las puso al lado de los platos, tanto a su lado como en el de ella.
Miró a la mesa y se concentró en ver qué faltaba.
Ultimamente le costaba mucho pensar con claridad. Era como si se le olvidaran las cosas que había pensado hacía segundos. Se veía a veces de pié en la cocina sin saber para qué había ido.
Miró una por una todas las cosas que había en la mesa, y las repasó mentalmente.
Pan, faltaba el pan.
Buscó una barra en la panera y con el cuchillo cortó pequeños trozos. Los dos comían poco pan, así que con el cortado bastaría.
Los colocó cuidadosamente en una cestita de mimbre y lo llevó a la mesa.
Por el camino había visto el florero del pasillo, así que quejándose de su espalda, volvió sobre sus pasos y cogió una de las rosas de plástico que había en el.
La puso en el vaso de agua de ella.
Nuevamente, se separó de la mesa y la observó.
Si no se le escapaba algo, todo estaba bien.
Entonces rebuscó en su chaqueta y sacó un viejo papel doblado.
Lo abrió cuidadosamente y lo leyó.
Era su letra con veinticinco años.
Decía solamente:
"Ojalá puedas leer este papel dentro de cincuenta años, porque significará que sigues a mi lado y te sigo amando".

Lo estiró colocándolo bajo el plato sopero, para que se viera.
Quejándose de dolor se dejó caer en la mecedora esperando.
Esperando que ella llegase, para su aniversario.
Se quedó adormilado durante unos instantes y entonces sonó la puerta.
Abrió los ojos nervioso y esperó verla a ella y su cara de sorpresa.
- ¿Papá qué haces levantado a estas horas, y qué hace la mesa puesta?
¿Quién era aquella joven?, ¿dónde estaba su mujer?
- ¡Papá por Dios, son las tres de la mañana!, no pensaras comer ahora, ¿no?
Se acercó a él y le ayudó a levantarse. Su cara se parecía levemente a la de su mujer.
- Anda venga, luego la quitare yo, vamos a la cama. ¿Mamá no va a venir, no te acuerdas?
Los perdidos ojos de él la miraban sin ver.
- Te pareces a mi mujer. Hoy hace cincuenta años que nos casamos, ¿sabes?
A aquella joven extrañamente parecida a Lucía, se le humedecieron los ojos.
- Lo sé papá, lo sé. No se ni como te acuerdas. Anda venga vamos a la cama, mañana subiremos y le pondremos un ramo de flores, ¿vale?
Y aguantando su dolor ayudó a su padre a desvertirse.
Este se quedó con la mirada fija en el techo. Sin moverse.
Ella fué al salón y aguantando las lágrimas cogió la hoja arrugada que su padre había puesto debajo del plato.

La leyó, y llorando se la llevó a su corazón.

No recordaba que su mujer habia muerto hacía cinco años, y sin embargo... seguía amándola.

Eso... Jamás se le olvidaría.

15 comentarios:

Nayuribe dijo...

Me dieron unas gsnas de llorar... está muy bueno, pero muy triste... el amor traspasa barreras, pero que duro cuando el otro ya no está...
besitos

Nela dijo...

Cuando mi voz calle con la muerte, mi corazón te seguirá hablando.
Tagore.

Ni el olvido ni la muerte pueden con un amor eterno.
Un beso.

verso y palabra dijo...

que historia tan triste y tan cierta, hay amores que ni el tiempo ni la distancia es capaz de hacer olvidar

un abrazo

Yo dijo...

Vaya tela... Qué triste... Jo :'(

Me lo iba viendo venir según iba leyendo... Pero ese final me pegaba más de Lobo, que es el que me trunca siempre los finales felices jeje

Ays, pero es realmente bonito... El pobre además de parkinson tenía alzheimer... qué lástima de él...

Un beso

lola dijo...

solo puedo decirte que en mis ojos no para de llover, cuanto me acorde de mis abuelos y el amor que se tenian , ellos para mi fueron mas que mis padres , lastima que se tubieron que ir.
llegaste dentro de mi corazon , muy bonito sueño.
besitos

Aldahara Amaranta Soraya María Ana Belén Amadhys dijo...

porq siempre consigues conmoverme????

sueño dijo...

Nayuribe.

Es cierto, es triste. Pero supongo que real como la vida misma.
Y sí, dicen que el amor eterno, pero entonces se hizo mal la cosa, porque nosotros no lo somos xd.

un besazo.


Nela.


Me has dejado con la frase..... Genial.
Es cierto, nada ni nadie puede, ni la muerte ni el olvido.

un besazo.


verso y palabra.

Nada ni nadie, por mucho que los años y las telerañas del olvido lo quieran. NADA.
un beso


Yo.

Es triste, si.
Se me quedó en la mente cuando mi madre me dijo que una tia lejana mía está perdiendo la memoria. (efectivamente alzheimer)y ya le cuesta reconocer a sus propios hijos.
La enfermedad es mala, pero esa maldita enfermedad... ese olvido.
No, sé es demasiado cruel. Al final escribiendo me vino a la cabeza y quise reflejar algo, en realidad muy suave para lo duro que es eso, pero bueno.
Tienes razón que me acordé de lobo, pensando... me dirá que es muy azucarada? o me felicitara?? jajaja.
Quise tambien reflejar como a pesar de olvidarse de todo... no se olvidaba de ella.

un besazo

lola.

Me ha dado por hacerte llorar eh? xd..
ays, gracias niña, no quiero que llores, pero bueno, creo que los recuerdos que te trajo son en el fondo buenos.

un beso lolilla.

Aldahara... (etc) jajaja

No se... jajaja no sé. Pero creo que es bueno, no?, muchas gracias por pasarte.
un beso ¡¡

AdR dijo...

Tagore, escrito por Nela y asociado a tu cuento, no podía ser más idóneo.

Te ha quedado redondo, fenómeno.

Abrazos

rocahemu dijo...

Simplemente precioso..me ha emocionado la lectura de tus palabras..volveré por aquí..sin duda..Un saludo;)

RMC dijo...

Excelente y reflexivo texto
un placer leerte.
que tengas una feliz semana
un abrazo.

sueño dijo...

AdR.

La verdad que sí, Nela ha estado... vamos.

Gracias, muuuucha gracias tio.

un abrazo.


rocahemu.

Muchísimas gracias, me alegro que te haya gustado y espero verte por aquí, eres bienvenido siempre que quieras.

un abrazo.


RMC.

Gracias, en serio. Me gusta hacer pensar xd.

Un abrazo e igualmente.

Verónica (peke) dijo...

El paso del tiempo, marcado por las arrugas y la decandencia de la edad... me ha encantado el post...

besotes de esta peke.

pd. te espero por mi rincon con tu taza de cafe caliente, siempre que quieras...

Lobo dijo...

Excelente texto y música, y cruel enfermedad que nos arrebata gran parte de nuestra identidad de nuestros recuerdos, aunque la voluntad y el sentimiento divino o humano están presentes siempre, al menos eso creo.

Anita dijo...

Sencillamente PRECIOSO, de las cosas más bonitas que he leido. Ya ves lo que me estoy perdiendo con esto del Máster... que no me da tiempo ni de conectarme y leer y ya mucho menos de escribir :(
Pero con éste no me he podido contener, tenía que decírtelo. Ojalá muchos de los escritores reconocidos escribieran como algunos de los escritores "anónimos". Vosotros nos regaláis arte, sin cobrarnos los 20 eurazos que cuestan los libros de los "grandes escritores". Un beso!

PD: ¿Por qué cada vez que te leo me haces llorar? xD

sueño dijo...

Veronica.

Gracias, me alegro que te haya gustado.
Me pasaré a tomarme ese café, por supuesto xd.
un beso.

Lobo.

Gracias,la verdad que sí que es una enfermedad cruel, muy cruel. Al menos así veo yo el que algo te arranque tus recuerdos (lo unico que atesoramos con el paso del tiempo).
un abrazo.


Anita.

Te juro que ni sé que decirte.

Me emocioné al leerte por lo que me decías. Gracias, en serio, muchísimas gracias. Al fin y al cabo el saber que gente te lee te hace querer hacerlo un poquito mejor cada día.
Ánimo con ese Master y saca siempre un ratillo para leer, y si es a mí mejor jajajaja, es broma.

Nuevamente gracias en serio.
Estoy en deuda contigo xd.

Pd. No seeeee jajaja, pero no es muy malo llorar de vez en cuando ante algo que leemos.
un besazo.