lunes, 27 de abril de 2009

Despertares


Cuando despierto... suelo abrir los ojos.
Lentamente... muy lentamente. Y veo las motas de polvo colgadas del rayo de luz. Veo la ventana de postigos levevente entreabierta, la mesa repleta de libretas con palabras encontradas y versos inacabados. Veo mis pies, con dus dedos rechondos y doblados. Veo la lámpara de mi techo.

A veces, hay tanto silencio que oigo mi propia respiración. Quizás tanto, tanto silencio, que oigo los pulmones hincharse y los músculos quejarse. Y todo está tan quieto que mis suspiros hacen bailar las motas de polvo dentro de ese tubo de luz inconsistente.
Las sábanas caen por los lados arrugadas hacia el suelo. Donde me espera el tiempo.
Por eso no bajo de la cama. Porque no quiero pisarlo y que coja mis pies arrastrándome bajo ella.

Permanezco inmóvil. Tan quieto... que moverse significaría perder el equilibro.
Porque Sueño que vivo
Y sé que sólo es eso.
Un Sueño.

Pero mientras el no me atrape.

Lo Sueño.

8 comentarios:

Nayuribe dijo...

Aay entonces si me quedo quieta no me coje el tiempo y me puedo quedar para siempre durmiendo... soñando...
mmm veamos a ver si eso es cierto.
besitos

Verónica (peke) dijo...

Despierto pegada a mi almohada cada mañana,
despierto cada segundo cuando te alejas,
despierto con cada sonrisa que me dedicas....

besotes de esta peke.

pd: te espero como siempre en mi rincon con tú taza de cafe caliente.

Lobo dijo...

Hay sensaciones que no las deseamos, pero hasta esas tienen un "algo" bello, sobre todo bajo tu pluma.

berrendita dijo...

Sueño que vivo... sé de lo que hablas. A mí me pasó, después de soñar despierta, cuando en realidad vivía dormida.

No sé si me entiendes; da igual, supongo. :)

Un abrazo.

p.d. LLego a tus sueños, a tus despertares, desde el blog de AdR. Pasearé más por estas sábanas.

AdR dijo...

Y que sigas soñando, que no te atrape nunca. Aunque sigas en espiral, que es lo que trazan siempre los sueños, viviendo.

Abrazos.

P.D: Me he quedado prendado de la imagen.

pepeman dijo...

Despierta que amanece un nuveo dia, con nuevas ilusiones y fantasticos sueños, con el aroma del recuerdo en tus sabanas, un chillao pati.

sueño dijo...

Nayuribe.

ummm probamos??? jeje. Un beso niña

Verónica.

Gracias por esas puntaditas de poesia que me dedicas.
Por supuesto que allí nos veremos.
un beso.

Lobo.

Es cierto. No todas las experiencias que vivimos deseamos pasarlas. Pero también es cierto que todo es necesario para formar el conjunto que llamamos vida, y la vida es mu puta, con sus cosas buenas y sus cosas malas.
Gracias por tus palabras

berrendita.

Claro que te entiendo... claro que lo hago.
Eres bienvenida siempre que quieras. Gracias por pasarte.

AdR.

Eso intento. No abrir los ojos para no ver al monstruo. ¿Que soy un cobarde?, pues si.
Pd. a mí tambien me gusta muchísimo.
Un abrazo.

Pepeman.

Ojalá ese despertar traiga lo que dices.
Un abrazo fuerte.

Yo dijo...

Me ha gustado el final sobre todo... Sueñas que vives... Sí... me suena esa sensación... Cuando a veces soñar que vives es la mayor pesadilla... Otro largo día igual que el anterior... Sin aliciente que valga...

Me has recordado a esas largas conversaciones con Amy "después de", que lloraba y lloraba y me decía: "me ha dejado, me voy a morir, me voy a morir...". Y yo le decía que no. Que no se iba a morir. Que, por suerte o por desgracia, nadie se muere por nadie. Que por mucho que le pesase al día siguiente se volvería a despertar, y al otro, y al otro... Que de hecho, ya había pasado un mes y que seguía viva. Que no se había muerto. Y que si no se había muerto, ya no se iba a morir...

Que estaba viva. Y que, por suerte o por desgracia, esa era la vida que le tocaba vivir ahora. Que le podía gustar más o menos, pero que no había otra. Que tenía dos opciones, seguir así o intentar llevarlo de la mejor forma posible. Y que yo de ella intentaría la segunda opción, porque quizás también algún día echase de menos la vida que le estaba tocando vivir en ese momento...

Tenía gracia... me oía a mi misma y pensaba que todo lo que le decía a ella me era perfectamente aplicable...

Pero bueno, parece que a ella le sirvió... y bien contenta que está ahora...

Un beso