domingo, 11 de octubre de 2009

El gato




Para Yo, aquí la tienes.


Soy un gato.
Y está mal que yo lo diga. Pero soy un gato grande y guapo
Tengo el pelo blanco y dos manchas me cruzan la cara. Parecen un antifaz y por eso me llaman “Bandolero”.
Sé muy bien mi papel en la casa y comportarme dependiendo de con quién. Por ejemplo ahora voy andando mientras me estiro hacia el padre. Me frotaré con sus pies y sé de sobra que él me empujará. Pero es lo que tengo que hacer. ¿Por qué, diréis? Pues porque es lo que hay. No puedo dejar de hacerlo porque entonces se sentiría “aislado”. Y eso no es bueno con el padre de familia. Hacedme caso que yo sé mucho de esto.
Así que ahí voy, me acerco lantemente hasta que me rozo con sus pies como si quisiese arrascarme.
¿Veis?, no falla. Lanzo un maullido, no muy alto eso sí, y corro un poco.
- ¡Bandolero, quién le hace daño a mi niño! -. Sólo tengo que mirar a la madre un segundo fijamente con ojos de pena… ¿Veis?, así. Me lamo el costado y le maullo y salto al lado de ella. Ummm me encanta cuando me rascan la cabeza. Es un placer que no os podría describir.
- ¿El papi te ha hecho daño?, luego le pegaré yo, pobrecito mio. -Acerca su boca y me besa en la cabeza. Yo le respondo con un maullido y ronroneando.
El rie con una vocecilla imitándola y dice ... Me vas a pegar tú luego umm jajaja-. Os lo dije, es parte del juego.

Me quedo un poco al lado de ella dejando que me acaricie por el cuerpo mientras ronroneo profundamente. Esto no lo hago por ella, si no por puro placer egoista.
Al rato salto del sofá y me dirijo al cuarto de ella.
Está durmiendo. Duerme casi tanto como yo. Y eso ya es mucho.
Me subo en su cama y la observo. Tiene una expresión de paz en su rostro, y respira suavemente. Su pelo largo y negro como la noche le cae por su cabeza. A veces me gusta lamerlo, (por supuesto ella no lo sabe), pero tiene un olor especial, como ella. A veces me quedo dormido a su lado, simplemente mirándo como duerme. Me tumbo a su lado y la cuido.
¿Por qué os reís?, claro que hay peligros. Una vez una arañita andaba por la almohada, y yo me encargué de ella. No os voy a decir lo que le hice... los humanos sois muy susceptibles, pero ya sabéis que a los gatos nos gusta jugar... Os lo dejo a vuestra imaginación.
Siempre estoy alerta. Bueno a veces me "relajo", y me quedo dormido yo tambien arropado por su pelo. Ella huele muy bien, y me transmite esa paz que tiene al dormir. ¿Que si se despierta? Nunca. Eso es lo bueno.
Yo sé que no le gusto, se pone nerviosa al verme. Pero a mí eso me dá igual. Yo sigo protegiéndola y vigilando su sueño. Tengo que seguir haciendo mi papel de animal independiente y caprichoso, porque es mi naturaleza. Pero ella no sabe que paso las horas muertas junto a ella. Tampoco me importa que no lo sepa. No busco una recompensa.
Me quedo mirándola fijamente a la cara, está un poco agitada. Quizás tenga un mal sueño. Es guapa desde el punto de vista que un humano lo es para un gato. No os lo trataré de explicar. Hay cosas que son, y son porque sí.
Sé lo que tengo que hacer, y lo hago. Empiezo a ronronear suavemente mientras entrecierro los ojos.
A los pocos minutos ella deja de quejarse y respira otra vez suavemente.
Giro mi oreja porque he oído algo en los tejados.
Me pongo de pié y mirándola de nuevo me voy ágilmente hacia la terraza.
Salto a la maceta y de ahí al pequeño tejado.
Estoy en forma, os lo dije. ¿Ah, no lo dije?, bueno, pues ya me habéis visto.
Me subo y alzo mi cabeza mirando en la lejanía.
Es ella. Esa gata persa me tiene loco. Es preciosa. Y sabéis, yo creo que me busca.
¡Ay!, esa gatita me tiene el corazón acelerado.
Giro mi oreja y escucho su respiracion dentro del dormitorio. Es tranquila. No pasará nada porque me dé un paseillo.
Me desperezo y me lamo las patas arreglándome el pelo de la cabeza con ellas húmedas.
Allí voy gatita, me estás buscando, y me vas a encontrar.

Sí, soy un Gato.
Gracias por visitarme,pasaros cuando queráis. Pero no hagáis ruido.
No la despertéis.

9 comentarios:

sueño dijo...

Os quisiera aclarar que la foto no es mía evidentemente.
Es mi sobrino. Un pequeño diablillo que me tiene el corazón robado.

¿A que es mono?.

Nayuribe dijo...

Es demasiado lindo el gatito de la foto... y es muy divertida la perspectiva del gato, su irreverencia, frivolidad y perspicacia.
¿Quién es ella... y xq no despierta?
Me quedé con esa duda...
besitos

Yo dijo...

¿¿El gato se le sube en la cama?? ¿Sin que ella lo sepa? Iiiiuuuuuu. ¡Gato malo! :D

Original entrada gatuna... si no fuera porque los gatos no son santo de mi devoción... jajaja. Son muy independientes, interesados y ariscos, sólo buscan el cariño cuando quieren algo cuando no, búscalos tú por la casa... Pa casos así ya están las personas. Los perros al menos son siempre cariñosos, fieles... y siempre los tienes ahí, agradecidos. Alegrándose de verte y de poder pasar contigo un rato... ¿Ves? Esto por desgracia en las personas escasea... :D

Al final le acabaré dando la razón a la colgá de mi amiga "K" cuando me dice eso de que su perro es el hombre ideal... xD

Gracias por el post ^^

lola dijo...

Dentro de lola ahy un gatito muy parecido al de tu historia , Combenido aveces, arisco con los que me quieren ,vastante independiente,y cuidando y ronroneando junto a los demas , sigiliso donde los haya a la hora de ayudar,y esperando las caricias de los demas ,que las dan solo cuando ellos quieren y no cuando al gato realmente le hace falta ,pero el gato no rechista se conforma con la vida que le otorgan intentando hacerla lo mas bonita y agradble posible, que tengo siete vidad dos de ellas ya vivida,a vivir la tercera me propongo que aun me quedan cuatro mas .... estoy bien sueño no te preocupes,ando un poco enbotada fisica y mentalmente,pero pronto volvere a mi blog. un beso muy fuerte.
posdata : sabes,no se como lo haces pero sigues haciendome sonrreir al recibir tus comentarios ...

sueño dijo...

Nayuribe.

Gracias.. si quise pone un gatito asi, tal cual lo describes, y que la historia se viera desde su perspective para acercarnos ( o intentarlo) a como piensan o sienten.

Ella... umm bueno... jajaja. Y no se despierta porque tiene el sueño profundo. No es nada malo.
un beso.

Yo.

Siii que lo sepas se sube en la cama jajaja.

No hay manera contigo jajajaja. Desisto de convencerte, pero yo tuve once años un gato, (bueno un monstruo negro), y te puedo decir que sí son cariñosos,lo que pasan que son muy independientes.
Y no solo te buscan cuando los necesitas, porque hacen cosas como por ejemplo no orinarse si no se les ha cerrado la puerta donde tienes su arena. (ya se que me diras que eso es educacion), pero no es la imagen de "ir a su bola" que todo el mundo tiene.

Bueno me alegro que al menos te guste.. y de nada. a mandar.xd
un beso

lola.

Me ha encantado la comparacion que has hecho con ser un gato.Solo creo que te falta que te den mas mimicos... sólo eso. La fuerza y la valentía ya la tienes.
Tienes el miedo de que eso falte, pero tranquila. Eso lo tengo hasta yo.
Vive tu vida o vidas jajaja y sé feliz, vale?? prometemelo.

Me alego mucho de hacerte reir en serio.
un beso.

Lobo dijo...

Interesante, la verdad, es curioso yo ya he leido alguna historia en la que los gatos son los protagonistas, y me gusta como la has escrito, desde el punto de vista tan personal. No nos cuesta nada meternos en esa cabecita de gato y ver con sus ojos.

A mi me encantan los gatos y los perros, ahora tengo dos gatas, y la verdad es que creo qe son bastante cariñosas, para ser gatas, de hecho sobre todo una de ellas se comporta más como un perro en ese sentido.
Agarraros a los nombres, jejeje , Nala y Nitsoba. Así se llaman, y es curioso por cuando llego del trabajo, muchas veces están esperando en la puerta, Hay un estudio muy curioso con perros y gatos, sobre un supuesto sexto sentido de los mismos, o un vinculo especial que tienen con sus "amos".. En ese estudio habia una camara en la casa donde eran filmados, un porcentaje muy alto de perros y gatos, mas alto eso si en los perros, intuian cuando su amo iniciaba el regreso a casa, se ponian inquietos, algunos perros esperaban en la puerta desde ese momento.
Por eso algunas veces me pregunto ¿cuanto tiempo llevan mis gatas esperando a que abra la puerta, cada noche cuando llego?.

PD: y claro que nos protejen, leed el cuento de los gatos de Ultar de lovecraft, y El gato negro de Poe, aunque en los dos casos los gatos más bien nos vengan. Si alguien nos hace algo malo.
En lo gatos de Ultar, la victima es un pequeño gato, que sufre el ataque un humano, y mejor no os siguo destripando el cuento, por si lo leeís. la vin, como me enrollo, es qeu cuando me pongo con los animales no paro.XD.

sueño dijo...

Lobo.

Me tenias acojonao...xd

Gracias por ser bueno. (si estoy suplicando de rodillas y llorando)

La verdad que a mí me gustan mas los gatos que los perros. Tampoco es que no me gusten los perros, pero digo puestos a elegir para tener en un piso.
Es cierto que los perros a priori son mas cariñosos.
Lo de esperarnos es cierto. Yo cuando venía del curro, mi madre siempre me decía que el gato se levantaba e iba a esperarme a la puerta.
Y joe que alegría te da cuando abres y ves al "bichito" ahí esperandote.
Vale lobo, mi gato no era un bichito jajaja.

El cuento de lovecraft no lo conocía.. le echaré un vistazo.
Y sí.. mira que te gustan los bichos jajaja..
un abrazo.

Mario dijo...

Me ha gustado tu relato. Será que me gustan los gatos. Será. Y tengo uno y pico, porque es enorme. En bondad, también.
Un saludo.

sueño dijo...

Mario.

Gracia por pasarte.
A mí también me gustan mucho, y tambien tuve 1 3/4. porque el mio era inmenso jajaja

un saludo