viernes, 31 de diciembre de 2010

Noche de Navidad

Bueno, pues este relato, es por el llamamiento que nos hizo Emperatriz, en el blog Templo para hacer un cuento o relato cuya tematica tuviese a la navidad como telón de fondo.

Aquí os dejo en enlace.


http://palabrascompartidas.blogspot.com/2010/12/publicacion-de-los-cuentos.html



Y aquí os dejo con mi relato, espero que os guste.
(Disculpad pero con las prisas ni lo corrijo, así que si hay faltas, saltos, uuu irregularidades, pues perdonadme jeje)

Feliz año a todos¡¡¡¡








Los dos niños estaban en el suelo, al lado de la chimenea. Uno al lado del otro. Con sus hombros pegados escuchando a su madre.
Sus caritas reflejaban la atención extrema que intentaban mantener. Con sus bocas entreabiertas y sus cabecitas levemente inclinadas hacia arriba, hacían que su madre esbozara una gran sonrisa cuando levantaba su vista del libro y los miraba.
Justo detrás de ellos la chimenea crepitaba con unos gruesos leños. De vez en cuando crujía y una llamarada salía del tronco. Era la savia, porque la madera era fresca y aún no había secado.
La habitación estaba a oscuras, iluminada sólo por el fuego y el árbol que estaba en una esquina.
El pobre árbol parecía salido de una guerra, puesto que los niños habían insistido en adornarlo ellos mismos… Y claro, el resultado era... Cómo decirlo…
A ella le recordaba aquellos guardias ingleses que permanecían inmóviles aunque los chiquillos se rieran de ellos y los imitaran… Pues lo mismo. Allí estaba él, erguido, sujetando aquellos adornos muy dignamente.
- Erase una vez…
El viento moviendo las contraventanas no podía aplacar su voz suave. Fuera ya habría una buena capa de nieve.
En el ambiente aún persistía el olor de la cena.
Iba pasando lentamente las páginas intentando leer despacio y enfatizando mucho las voces para imitar a los personajes del cuento.
- ¿Por qué la princesa está triste mami? –
Ella levantó la vista de su libro y sonrió. Era típico de Javier parar la lectura constantemente y preguntar y preguntar… Y preguntar…
- Pues más adelante lo explica, tienes que ser paciente.
El niño la miraba no muy convencido. Su hermano lo miraba con la boquita abierta sin reaccionar aún.
- Pero vive en un palacio de cristal y el Rey la quiere mucho.
Su hermano empezó a poner el típico mohín con los labios como diciendo,” cuidado conmigo que me estoy empezando a cansar”.
- Pero a veces, aunque tengamos muchas cosas, no somos felices.
En eso, su hermano le tapo la boca con la manecita y giro su cabeza mirando a su madre, como diciendo, o más bien implorando que siguiera.
Las llamas del fuego eran cada vez más pequeñas quedando unos vivos rescoldos.
La habitación estaba caldeada pero fuera hacía muy mal tiempo.
Durante un breve instante miró con preocupación hacia las ventanas, y luego volvió hacia la lectura del cuento y a prestar atención a sus dos atentos seguidores.
Poco a poco fue transcurriendo el tiempo entre algún que otro bombón y unos cuantos cuentos más, hasta que a los niños se les abrían sus pequeñas bocas de sueño.
Los acostó y dándoles las buenas noches, los arropó en su habitación, con la luz de noche encendida que imitaba una luna.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Dos horas después la puerta de la casa se abría, dejando entrar una ráfaga de aire frío y copos de nieve.
El hombre entró cerrando rápidamente a sus espaldas.
Con un resoplido se quitó el gorro de la cabeza y los guantes.
La habitación estaba tremendamente cálida, en contraste con el frio que hacía ahí fuera.
Se quedó observándolo todo con atención. El árbol con sus luces apagándose y encendiéndose, la mesa con las bandejas de turrones y bombones. Restos de alguna copa de cava que habría bebido ella, y vasos con pajita del cacao que se habrían tomado ellos.
Siguió el rastro de los envoltorios de los dulces y poco a poco su vista le llevó a la chimenea. Sobre la alfombra varios libros de cuentos y un buen montón de papeles de mantecados.
Allí estaba la escena del crimen.
No pudo evitar sonreír dejando ver sus dientes y ahogando la carcajada porque sus más de quince años en el cuerpo a veces le hacían hacer cosas como esta. Analizar su propia casa.
Se quitó la cazadora del uniforme y sin hacer mucho ruido se descalzó para no hacer ruido.
Se acercó a la mesa y escogió al azar un mantecado que se metió prácticamente entero en la boca. “Di cazadora” pensó. Y nuevamente tuvo que casi ahogar la risa.
Cogió la copa de su mujer que aún estaba medio llena y bebió de ella. Vio los labios marcados en el cristal. Se quedó un rato observando cómo las burbujas subían hacia la superficie. Luego sin saber porqué bebió por donde ella misma había bebido. Fue como besarla en secreto.
La amaba… Simplemente la amaba.
- Así que robando la comida de una bella mujer semidesnuda,¿ eh?
Se sobresaltó hasta el punto de casi tirar la copa.
Su mujer estaba en el quicio de la puerta apoyada, de medio lado y con el pelo suelto. Con su camisón blanco, tan hermosa como siempre, o quizás aún más.
Sin decir nada se acercó a ella y la besó en los labios. La besó con la misma pasión que el día en aquella puesta de sol, él le dijo que la amaba, con la misma que cuando le pidió matrimonio. Con la misma pasión de aquel día que traspasaron la puerta de aquella casa por primera vez con las llaves en la mano. Con la misma que cuando juntos esperaban para ver el test de embarazo…
Cogidos de la mano fueron a la habitación de los críos. El entró en ella y se acercó a ella.
Javier dormía abrazado a su Buzz Lightyear y Sergio a… ¿La Hello Kitty?
Miró a su mujer extrañado sujetándose los labios con la mano para no reírse y despertarlos por la estampa de su hijo con la muñeca.
- Me la ha robado hasta que tu vinieras, dice que el cuidara de la muñeca hasta que su papi venga. – Dijo ella en susurros acercándose a él y abrazándose por su cintura.
Sergio quería ser policía como su padre y no perdía la ocasión de proteger a alguien.
Ser acercó a la cabeza de su hijo y le besó en la cabecita. Luego se acercó a la de Javier y repitió el mismo gesto arropándolo también.
- ¿Cuántos cuentos has tenido que contarles?
- Puf, ni lo sé.- Respondió ella. - Perdí la cuenta en el cuarto o así-.
El cogió las manos de su mujer que le abrazaban por la espalda.
- Para reyes libro, así que pasaremos el día juntos y prepararemos los regalos.
- Si guapo, que no me tiro yo como el año pasado dos horas envolviendo regalos sola.
El se volvió hacia ella sonriendo.
- Si mi vida, no sea que te rompas una uña de esas preciosas manos y tengamos que ir a que te amputen un dedo.
Mientras lo decía no paraba de besar las manos de ella.
- Uhgggg .- Consiguió decir cuando el puño de ella impactó en la boca de su estómago.
- Otra bromita y el señor duerme con el árbol en el salón.
El marido magnificó el dolor haciendo aspavientos como si no pudiese respirar doblándose en dos.
- ¿Vas a pedir refuerzos?, o puedes dominar tu a una mujer sola e indefensa.
El levantó la cabeza, y la miró… La miró con esa mirada y con esa chispa en los ojos que ella conocía muy bien.
Ella salió corriendo ahogando la risa y él fue tras ella.
La alcanzó en su dormitorio, donde ella huía, casualmente, claro.
Los dos cayeron sobre la cama.
Le sujetó las manos de ella sobre su cabeza, y fue poco a poco acercándose a los carnosos labios de ella.
- No se atreva usted, a tocarme un pelo oficial, le denunciaré.
El movió su cabeza cuando justo iba a rozar los labios de ella y fue recorriendo su pómulo, dejándose caer hasta el cuello, donde iba respirando dejando escapar su aire caliente sobre la piel de ella.
Así estuvo un buen rato hasta que ella volvió a hablar.
- O me besas o grito-.
El sonrió… Y dejó caer sus labios sobre los de ella.
La amaba, la amaba profundamente y era tan parte de su vida que no sabía qué haría sin ella.
Después de un largo beso se quedaron los dos recostados mirándose sin hablar.
Simplemente estaban de lado, ella con su largo pelo sobre su hombro derecho, y él enfrente, cogidos de la mano.
- Hola.- Habló él.
- Hola.- Respondió ella.

- Feliz navidad.- Dijo ella, tras un silencio.
- Igualmente mi vida, feliz navidad. Te quiero.

8 comentarios:

Yo dijo...

Joder, es precioso :D

Es curioso porque hemos coincidido hasta en el nombre del personaje principal jajaja. Y hay algunos de los gestos descritos que también salen en mi cuento jajaja. Claro, los dos pastelosos teníamos que coincidir jajaja.

En fin, que he pedido el portatil pa subir el mío yo también. Que ya estoy leyendo los de los demás y no me puedo contener :D

¡Besitos! y ¡feliz año!


Leído lo leído, me huelo que no voy a saber a cuál votar ni en qué orden...

Morgana dijo...

Preciosa entrada, como suele ser habitual por aquí.

Feliz Año Nuevo.

Y, como siempre, gracias por compartirla.

emperatriz dijo...

Jo tío qué bonito, como te odio... jajajaja

Y eso que no sabías que escribir ehhh, si es que...

Gracias por participar y devanarte los sesos por mi :P .

Feliz año nuevo y que continúe como mínimo igual de bien que lo has empezado :D , y yo que lo vea !

Mucha suertee!

Besoss!

Kike dijo...

Qué bonito Sueño!! :) Me encantan los diálogos, me parecen muy naturales, muy verdaderos...

Una maravilla.

Feliz año ;)

Luna dijo...

Una historia maravillosa, como todo lo que tu escribes....joo veo mucho nivel por aqui....

Pero ¿Sábes?, me encanta el tema predominante en tu historia...el amor (como en todas las demás, porque veo que es un tema muy solicitado por el personal).

Pero tu historia, concretamente tiene un toque, estupendo porque diferencia dos clases de amores, el que se siente por los hijos y el que se siente por la pareja....son los dos tan maravillosos y tan llenos de ternura que ha sido una brillante idea plasmarlos en tu historia...

Por cierto gran carcajada que me di con la famosa(hello kity), que por cierto (yo todavía estoy esperando la mía.....jajaja).

Pues eso, que es excepcionante la manera en la que escribes, y comparto con morgana...GRACIAS POR COMPARTIRLO.

Feliz entrada de año. Besos.

Jose dijo...

Madre mía, soy la oveja negra, el único que no habla de cosas bonitas... :(

Me ha encantado la historia. Coincido con lo que han dicho de la naturalidad, pero no sólo en los diálogos, sino en la propia situación en sí misma.

Se podría hacer una secuencia temporal entre las historias de Yo, Empe y la tuya, jajaja.

Enhorabuena porque la verdad es que lo tengo complicado para votar...

Un saludo ^^

lola dijo...

hola, feliz año nuevo ante todo , he andado muy perdida, pero regrese .... cada vez que leo algo tuyo es como si lo estubiese viviendo por segundos , no se como lo haces pero me encanta .... un abrazo muy fuerte sueño .

Mario dijo...

Sí. Realmente precioso. Me gusta, me idenfico, identifico factores que harían posibles un relato paralelo.
Un placer, a la orilla de la chimenea, volver a disfrutarte, letra mediante.

Un sludo

Mario