domingo, 24 de julio de 2011

Mi despertar





Cuando me despierto... Me gusta quedarme un rato mirando al techo.
Me gusta ver como los rayos del sol dibujan líneas o puntos, al pasar por los postigos.
Me gusta girarme lentamente, siendo consciente de mis músculos y de mi cuerpo entumecido a medida que me voy desperezando.
A veces... Miro mi mano; Mis dedos a poca distancia de mis ojos y los muevo lentamente. Veo las finísimas líneas que recubren su piel y como algunas se hacen más acentuadas al doblarlos.
Me rozo mis dedos sintiendo mi propia piel y cómo esa sensación recorre mi mano, en dirección a mi cerebro.
Casi siento cómo va avanzando. Porque lo hago lentamente. Muy lentamente recreándome en el movimiento. Siendo consciente como sólo lo podemos ser a esas horas de la mañana.
Recorro con la uña del dedo gordo la cicatriz de mi dedo índice y aún siento ese cosquilleo extraño en el borde derecho de ella. Como si esas terminaciones nerviosas fallasen aún.
Poco a poco me van llegando los olores y los sonidos.
Como si el cuerpo fuese recuperando poco a poco sus sentidos, y como si estos fuesen llegando de uno en uno.
Los sonidos antes lejanos se hacen más presentes, y los olores llegan sutiles pero nítidos.
Me levanto poco a poco y pongo los pies en el suelo.
Siento un placer indescriptible cuando mis pies tocan el fresco suelo y los muevo buscando su contacto entre los pliegues de mis dedos.
Me pongo en pié y avanzo hasta la ventana.
El sol dibuja extraños dibujos en mi pecho.
Pongo mi mano delante y los dibujos bailan entre ella y la piel de mi pecho. Es una luz amarilla pero que aun no calienta.
Al menos aún no lo suficiente como para notarlo.
Abro los postigos suavemente y la luz del sol me baña.
Puedo ver la blancura extrema de la pared encalada de mi casa, y me llega el olor de las macetas que hay en el patio regadas por el rocío fresco de la mañana.
Los altos pinos se mecen suavemente con la brisa que corre.
La piscina con su agua azul cristalina me lanza guiños de sol al reflejarse en ella.
Veo el monte plagado de olivos en la lejanía.
Un torbellino de olores se mezcla en mi nariz.
Olivo, romero, claveles, hierba mojada, pino y campo.
Casi puedo cerrar los ojos y decir de dónde viene cada olor.
La casa, despierta conmigo.
No os lo sabría explicar pero es algo que noto cada vez que despierto. Como si ella durmiese a la vez que yo lo hago.
Y ahora la noto hinchándose y respirando conmigo, abriendo sus ojos y sus habitaciones a la mañana al igual que yo lo hago.
Mostrando su mejor blanco al sol para que se refleje.
Me apoyo en el alféizar y noto la pared fresca por la capa de cal.
Respiro... Y vivo.

Poco a poco me voy girando sintiendo como el sol ya si calienta mi espalda... Y te veo.

Duermes de costado en la cama, con tu cabello moreno al rededor de tu cabeza.
Te sigues resistiendo a abrir los ojos a pesar de la luz que inunda la habitación.
El sol al abrir los postigos recorre tu piel desnuda.
Extiendo mi mano y la sombra de ella aparece en tu cuerpo.
Y entonces... Suavemente empiezo a mover la mano y mover mis dedos como si te acariciase recorriendo la línea de tu cintura y tus caderas.

Bailo un buen rato por tu cuerpo, hasta que tú... Abres los ojos y me miras.
Sonríes y abres tus brazos extendiéndolos hacia mí.

Avanzo hacia ti sintiendo en mis pies la aspereza del suelo, en mis manos la suavidad de tu piel y en mis labios la carnosidad de los tuyos.

Fuera el sol sigue ascendiendo y la casa despertando poco a poco a la vida.

7 comentarios:

La susodicha dijo...

Precioso...onirico, en su belleza.

Yo dijo...

Cada vez que leo cosas como estas, te odio eternamente por no haber querido honrarme con tus letras en el meme... con la ilusión que me hacía... Sé que estás liado y que, después de todo, no eres el único que no lo ha hecho. Pero, quizás, de otros sí que esperaba que no participaran (aunque sólo fuera por fastidiar jajaja) y en cambio a ti te contaba entre los "seguros". Qué cierto es que nunca se tiene a nadie "seguro" jajajajaja. Ni siquiera en los memes :D

En fin, never mind, quizás para la próxima ;)

Un besito. Precioso, como siempre ^^

Vick-al dijo...

Ains precioso, yo he tenido muchas veces esas sensaciones, más cuando estoy de vacaciones o es un fin de semana, que sientes poco a poco entras en contacto con tu piel, despacito y saboreando un nuevo despertar, entre semana es mas difícil porue suena el despertador y salgo corriendo porque lo pongo siempre excaso, pero me ha encantado como lo has definido.

Un saludo.

Luna dijo...

Maravilloso poder tener esos despertares eh...xd.
La verdad que una entrada preciosa como todo lo que tu haces...
Lo malo que a lo bueno se aconstumbra uno muy pronto...y luego llega la rutina, con sus madrugones, las prisas como dice Vick-al y no le da uno tiempo de nada.
Bueno abreviando...que me alegro que sientas y vivas esos despertares de esa manera...porque esos son los que valen la pena.
Un besazo enorme guapisimo.

Lobo dijo...

Tienes la rara facultad, de poder modificar la velocidad del tiempo en tus escritos, tienes el poder de Dios. Y el resto es casi perfecto, incluido el sexto sentido.
Un abrazo perra.

Morgana dijo...

Precioso, como siempre...y parece que las musas te visitan con asiduidad..dales las gracias de mi parte

Y la música, perfecta!

Un beso

Mario dijo...

Joder, me ha encantado leerte. Te he disfrutado y me he despertado, o algo así... o me has despertado del todo, o lo qué sea que ha sido.

Me gustan esos sueños, o los restos...

Un abrazo

Mario