jueves, 19 de marzo de 2009

Cadillac solitario

Ayer la escuché en el Atascadero... y sólo pude guardar silencio.
Porque ni sé las veces que tú mamoncete (amigo) me la pusiste cuando te dió por loquillo.
Teníamos la cara llenas de espinillas (sobre todo tú), muchos sueños sobre los hombros, y torrentes de hormonas recorriendo nuestro cuerpo.

Durante lo que ha durado la canción ha sido como volver a esa adolescencia plagada de sueños, durante aquel verano.
Sé que esta entrada a muchos no les dira nada. Pero a mí me dice mucho.

Permitidmela.



4 comentarios:

Lobo dijo...

Si, no fueron malos tiempos. Cargados de espinillas y sueños. Cervezas al atardecer, hablando de cualquier cosa. Leyendo comics y discutiendo de religión, o de política. Increible, viviamos sin internet.
Ves como las huellas del camino permanecen, al menos mientras vivamos, claro.

Nayuribe dijo...

mmm, yo apenas acabo de salir de la adolescencia... creo... así que no me es un recuerdo lejano... aún jiji
besitos

sueño dijo...

Lobo

La verdad que no lo fueron. Si me hubieras dado un poco mas de tiempo te hubiera hecho ateo, Xd.
Lo pasábamos bien, y a veces hasta el tiempo parecía detenerse en aquellas tardes interminables de verano.
¡Es cierto lo de internet!, se puede vivir sin el¡¡¡¡¡

Supongo que tienes razón, el mirar la vista atrás nos hace también ver esas huellas, o el camino que hemos recorrido.
Aunque a veces se hacen muy débiles, o alguien nos empuja hacia otro camino u otro color de boli.
Marquemos bien esas líneas y que no se borre jamas.

Nayuribe.

jajajaja. Ay, te queda tanto por vivir, pequeña¡¡¡
Disfrútala al máximo hazme caso.
Será un pilar fundamental para tí en el futuro.
un besazo.

Yo dijo...

Mmm... como ando en el móvil no la he podido oir... Pero así por el nombre... no me suena... Me parece a mi que me saca usted unos añitos... XD