jueves, 26 de marzo de 2009

Ventana




Miro, respiro y camino
Doy aliendo, insuflo vida
inyecto esperanza e inhalo sueños.

Al tumbarme en la cama miro el techo, donde el ventilador de aspas permanece inmóvil. La ventana está abierta y el sol entra por ella lamiendo la cama. Un pájaro canturrea alegremente y los ruidos de la vida me llegan hasta mí; Un crío llorando, alguien en al cocina moviendo platos, una televisión a volumen alto...
Aparto mi mirada del techo y miro al cielo por mi ventana. Es azul, muy azul. Casi parece pintado. Noto el dolor de mis pupilas al contraerse bruscamente.
Casi respiro el calor. La primavera que me aplasta el pecho y me hace divagar.
Mi mente como siempre no para, va de un lado a otro, incapaz de mantenerse en algo durante mas de un minuto. Siento pena, rabia, nostalgia, añoranza, soledad, desamor, amor... todo perfectamente revuelto en mi cabeza y en un orden establecido.
La música suena de fondo pero no le presto atención. Es algo que está ahi... como mi vida. No soy consciente de ella pero la vivo. Día a día, hora a hora.
El sol caliente mi cabeza y cierro los ojos. Y ahora sí que la oigo. Un violín in crescendo, un piano que masajea mis sentidos...
Vuelvo a abrir los ojos y el sol me vuelve a deslumbrar.
Es tan azul...
Estoy bien. Vivo y siento.
Levanto mi mano donde pequeñas grietas la surcan. Y la miro por un lado y otro. Lineas de la vida que se entrecuzan por un lado, lineas del tiempo que aparecen por el otro.
El tiempo pasa... sin duda, pero el cielo permanece azul.
Noto que mi pecho se levanta y cae al respirar... y me quedo mirandolo en su vaivén.

Durante un momento... una fracción de segundo me dan ganas de llorar.
Pero el pajarillo vuelve con su canturreo y lo olvido.

Entonces... el móvil suena.
Me pongo en tensión y es como si de golpe mis cinco sentidos regresaran. Como si todo mi cuerpo se pusiera en guardia y listo para la acción.
Mi vida... hace una pausa..

- Hola.- digo.- ¿Cómo estás?.

10 comentarios:

Lobo dijo...

¿era yo?, coño perdona, encima te llamo pa pedirte dinero, que malo es despertarse, XD.

Lobo dijo...

Reflexiones y descripciones que logran transmitir esa calma y el sosiego que a muchos nos falta, detalles visto desde un prisma a veces difuso, entre el sueño y la vigilia.
Ese cielo tan azúl, tan sabio, que nos observa, sonriendonos.
Claro que me ha gustado.

emperatriz dijo...

Despertar al día, reposando el pensamiento en cada detalle que nos rodea. A penas tenemos tiempo de reparar en tantas cosas hermosas, que conforman nuestra vida. Pequeñas cosas, momentos que parecen insignificantes a primera vista, pero sin los cuales, nuestra existencia, no es la misma, y se queda pobre.
Supongo que siempre hay un movil que suena, o cualquier otra distracción que nos mete de lleno, y por la fuerza en una realidad, cotidiana, dura y difícil.

Me ha gustado mucho jajaja, pero mucho mucho jajaja. No, en serio, hacia tiempo que no escribias así, sigues siendo un maestro en el arte de la descripción, y de hacer vivir al lector, aquello que cuentas.
Espero que haya muchas mañanas con pajarillos cantores y cielos azules, en tu vida.

Un beso hermano.

Aldahara Amaranta Soraya María Ana Belén Amadhys dijo...

jo el del telefono,con lo agusto que estabas ,casi como en otro mundo paralelo lo queno solemos ver y lo dejamos de lado pasando desapercibido,bueno me ha gustado, gracias por escribirme,y la tortu anda muy bien la cuido mucho jajajja, aunq yo por mi adoptaba a casi todos jajajajjajajajajajajajajaja,un saludoooooooo

Nayuribe dijo...

Esas pausas en la cotidianidad, en donde nos detenemos a observar, a escuchar... a pensar en todo y en nada, esos instantes valen oro...
besitos

Lía Vega Erao dijo...

Bravo!

Pat dijo...

si nos fuera por esos momentos, nos ahogaríamos!
Un saludo!

AdR dijo...

Por un momento me recordó a una cosa que escribí para la novela que acabé el año pasado :) Pero el protagonista no vuela a una ventana, se queda dentro.

Tu final me ha invitado a seguir imaginando la historia.

Bueno :)

Abrazos.

sueño dijo...

Lobo.

Siiii eras tuuuu. Pero no para pedirme dinero, sino para admitir que mi equipo suena mejor, y que he ganado el premio de Cullar, jijiji.

Me alegro que te haya gustado.

Emperatriz.

Es cierto, durante el día (normalmente los dias que no trabajamos), hay multitud de pequeños detalles que se nos escapan. Y es una pena porque esos pequeños detalles, marcan nuestra vida.
Muchísimas gracias por lo del maestro de la descripción, viniendo de tí te puedo asegurar que es un piropazo.
Yo también espero que haya muchos días así.
Un besazo.

Aldahara.

Bueno... no se puede tener todo, ¿verdad?, a veces una llamada nos rompe nuestro encantador sueño. Pero bueno. Es la vida¡¡
Sigue alimentando esa tortuga a ver si se pone grance, jeje.
besitos.

Nayuribe.

Tú lo dices. Valen oro. Es como si todo se parase. Menos esa gente que sigue viviendo. Esa gente a la que escuchamos... es algo mágico.
Un beso.

Lía Vega Erao.

Graciasssssssss. :-)))))))


AdR.

La verdad que sí, la historia no acaba. Quizás porque es real como la vida misma. Sigue con esa llamada.

Me alegro que te traiga recuerdos.
Un abrazo.

Yo dijo...

¿Era Lobo? Qué desilusión... Supongo que me pasó como a AdR y seguí imaginando la historia por donde no era... No sé por qué, pero me imaginé a una chica al otro lado del teléfono...