miércoles, 30 de septiembre de 2009

Mi hija


La niña miraba a su madre con los ojos llorosos mientra agarraba su muñeco de peluche.

- No llores y no seas tonta que ya mismo vienes, Silvia. Venga pónte la rebeca que hace frío
La niña apretaba más fuerte aún su muñeco contra el pecho y miraba a su madre.
- Mamá, no me quiro ir, quiero estar contigo.
La madre nerviosa corría de un lado a otro del salón metiendo cosas en el bolso que daría después a su ex marido.
- Silvia, no me hagas enfadar, no seas tonta. Papá ya mismo vendrá, ¿quiéres que te vea llorando?.
Andaba de un lado para otro sin prestar mucha atención a la niña pero en su mente rogaba que no estuviera preparando uno de sus famosos berrinches. Quizás si no hacía hago caso no pasaria. Miró el reloj nerviosa y vió que ya era la hora.
Silvia rompió entonces a llorar tirándose al suelo abrazándose al peluche rosa.
- No quiero mamá, no quiero ir con papá.
- "No por favor, ahora no"-. Rogó ella acercándose a la niña.
Silvia tenía la cara descompuesta, totalmente rota y bañada en lágrimas.
Su madre empezó a preocuparse en serio. - ¿Qué te pasa Silvia, porqué te pones así?.
La niña no podía articular palabra, sólo la miraba con los ojos más aterrados que había visto en su vida.
La abrazó mientras el reloj de la pared empezaba a marcas las doce. Miraba la puerta donde pronto su ex llegaría para llevarsela.
¿Qué pasaba allí, qué era todo ese berrinche?.
- ¡Silvia! - la llamaba, pero ella tenía la vista perdida. Como si puediera ver detrás de ella. - ¿Qué te pasa hija, por favor qué te pasa? Mamá se está preocupando mucho.
La niña solo intentaba respirar mientras no paraba de llorar. Parecía a punto de darle un ataque de ansiedad.
Ella sólo podía mirar a la puerta, le parecía haber oído un coche, y una puerta que se cerraba.
No podía dejar de mirar a su hija y a la puerta. Allí pasaba algo. Algo más que su hija no quería contarle.
¿Eran pasos lo que sentía acercarse?
A su hija le costaba respirar y sus ojos parecían querer volverse
Se le escapó un grito cuando el timbre sonó.
Miró horrorizada a la puerta sin saber que hacer... y entonces sin pensarlo cogió a su hija en brazos y la llevó a su dormitorio.
- No te preocupes hija. voy a llamar a Marcos y le dire que me quedo contigo. Ahora le diré a tu padre que estas enferma, ¿vale?, no te preocupes. Venga hija tranquilízate. - Le decia todo esto mientras le acariciaba el cabello y besaba su frente.
Conteniéndose la rabia salió del cuarto y cerró la puerta. Con paso decidido se dirigió para abir la puerta.


En el cuarto... Silvia arrojó el peluche al suelo.
- Te odio Marcos.- Susurró entre dientes.
Su sonrisa iluminó su cara.

9 comentarios:

Verónica (peke) dijo...

Me ha encantado, el muñeco, Sivia y tu....

besotes de esta peke.

pd. te espero por mi rincon con tu taza de cafe caliente, si gustas...

Lía Vega Erao dijo...

Aysssssssssssssssssssssss....

(la de los ojos morunos, que me ha gustao esa descripción)

AdR dijo...

Uuuhhh, vaya nena :) in crescendo

Abrazos

sueño dijo...

Verónica.

Gracias, sobre todo por lo de ... tu.. jajaja. ays.

Un besazo, por allí me pasaré.


Lia Vega Erao.

jajajajja. mira que eres eh???

anda... un beso niña a ver si nos vemos.


AdR.

Si... es puñetera la niña eh??..
jeje da que pensar en tener hijos.
jajaja..

un abrazo.

emperatriz dijo...

:O

Qué hija puta la niña!!!!!

sueño dijo...

Emperatriz.

jajajaja. La verdad que la has definido perfectamente. Pero con toda la cuerda... pero nos callaremos que la ley del menor los proteje xd.


un beso.

Lobo dijo...

Vaya, vaya. Te acercas al lado oscuro, de la mano de una cria. No está mal .
Creoque podrías escribir cualquier cosa, incluso un betseller, solo te falta concretar, y a veces eso es lo más complicado. Esta vez me has sorprendido.

sueño dijo...

Lobo.

Me has dejado tan impresionado al decirme que te ha gustado que no sé como meterme contigo xd.

Bueno, quizás dices con ironía lo del betseller no?, jeje.. si yo gano lo que Dawn Brow, macho... me daría igual que me pusieran a parir jajaja.
Me alegro llegar a sorprenderte.. lo intentare alguna vez más. Lo que pasa que Yo no deja snif snif.
jajaa...

Yo dijo...

Jajajaja oye, oye, que no se diga que yo te coarto. Qué poca vergüenza... a ver qué va a pensar de mi cualquiera que te lea. Tú estás en tu derecho de escribir lo que quieras, que pa algo son tus ideas y tu blog. Y yo me reservaré el derecho de leer lo que me guste y lo que no, obviarlo xD