jueves, 12 de noviembre de 2009

El escritorio







Pulsó play y la voz suave de Sade empezó a dejarse oir por los altavoces.
El escritorio era un caos "ordenado" de libros y cosas inexplicables.
Varios libros se amontonaban en una pirámide y a su lado un rollo de papel, ayudante inconfeso de su gripe. La cafetera, un vaso de té, azúcar, pañuelos, bastoncillos de los oídos, bolígrafos...
Aquel escritorio era como un pequeño mundo por descubrir.
Y sin embargo a ella le fascinaba. Porque realmente él era así. Como su escritorio. Desordenado, pero bello. En aparente caos pero con un inexplicable orden lógico.
La pared de enfrente llena de posters y justo debajo la cama donde él dormía.
Se acercó y se sentó apoyando su cabeza en su mano y observándolo todo. Encendió el flexo y una intensa luz amarillenta iluminó la mesa. Justo debajo de él, sufriendo su luz y calor la obra completa de Neruda entreabierta.
Miró los libros y ladeando un poco la cabeza fue leyendo los títulos. Algunos los tocaba con el dedo, como contagiándose de lo que dentro de ellos había. Le gustaba mucho el tacto del papel y como olían los libros.
El de Neruda era nuevo, y su olor le llegaba nítidamente.
Cogió el enorme vaso de té y lo acercó a su nariz. Estaba ya templado, pero lo probó, dándole un pequeño sorbo. El sabor de la menta le llenó su boca.
Entonces la vio. Era un pequeño pico marrón oscuro que sobresalía de una pila de periódicos viejos.
Los levantó y sacó una libreta encuadernada por unas tapas oscuras.
Levantó la cabeza y vio que él seguía dormido.
Con una mezcla de vergüenza y curiosidad levantó la tapa y observó las hojas escritas.
Sin duda estaban escritas de su puño y letra. Era su inconfundible letra rápida y nerviosa.
No tenía un orden establecido. Es decir... había frases sueltas, poesías inacabadas, pequeñas ideas para historias, o relatos incompletos.
Fue comprendiendo que aquella libreta era como un desahogo de su cabeza, como un refugio a algo "impulsivo" que le surgiera. Por eso estaba allí, en su escritorio, a mano.
Empezó a leer algunas cosas sueltas...
"Mírame a los ojos
y dime que ves
durante ese segundo".

Saltó a otra página.
"No todo cuanto anhelo es aquello que amo".
Nuevo salto.
"Veo tu rostro curtido, agrietado por el frío del invierno..."
Otra página...
"En la espera de tu mirada
muero.
En la presa de tu voz
duermo.
En los parentesis de tus brazos
me encuentro."
Sin darse apenas cuenta quedó atrapada por la lectura e iba pasando páginas mientras la suave música la envolvía.
"Llévame contigo
a las ciénagas de la muerte
no me importa.
Porque sé que aún allí
te buscaré y te encontraré".

En la última página había sólo media página escrita.
Decía...
"Decirte cuándo comencé a amarte,
creo que sería imposible.
Separar la fracción de segundo
donde dejé de ser yo para ser parte de ti,
sería muy difícil de encontrar en el tiempo.
Sólo recuerdo el sol que hacía entrecerrar mis ojos
y.... a ti".


y por último una frase separada del resto.

"El camino de mi vida parece hecho para encontrarte".

El corazón de ella latía fuertemente y unas lágrimas furtivas se deslizaban por su mejilla.
Dejó la libreta donde la encontró y levantándose fue hasta donde él dormía.
La persiana dejaba caer sobre él los últimos rayos del sol.
Su boca entreabierta intentaba respirar el poco aire que la gripe le dejaba pasar.
Se apoyó en la cama con la rodilla y besó aquellos labios.
El se despertó y al verla sonrió.
- Hola - dijo él.
- Hola.-Respondió ella.- Te quiero.
El sonrió aún más. Se quedó un momento callado escuchando la música que sonaba, y entonces empezó a canturrear con una horrible voz griposa.

"Llegaste cuando necesitaba que me salvaran
Alguien que me levantara de alguna manera
Me han destrozado tantas veces
Me han lastimado tantas veces antes
Así es que cuento contigo ahora"

Ella le hizo callar besándolo de nuevo y riendo.
El sol se ponía ya y la oscuridad empezaba a adueñarse del cuarto.
Sade seguía cantando susurrando a la oscuridad...



Llegaste cuando necesitaba que me salvaran
Alguien que me levantara de alguna manera
Me han destrozado tantas veces
Me han lastimado tantas veces antes
Así es que cuento contigo ahora

Alguien ya me rompió el corazón
Alguien ya me rompió el corazón

Aquí estoy
Así es que no me dejes varada
Al final de una línea
Colgada del borde de una mentira
Me han destrozado tantas veces
Me han lastimado tantas veces antes
Así es que ten cuidado y se bueno

Alguien ya me rompió el corazón
Si alguien tiene que perder, no quiero jugar
Alguien ya me rompió el corazón
No, no puedo volver a pasar por eso

Llegaste cuando necesitaba que me salvaran
Alguien que me levantara de alguna manera
Me han destrozado tantas veces
Me han lastimado tantas veces antes
Así es que cuento contigo ahora

Alguien ya me rompió el corazón
Si alguien tiene que perder, no quiero jugar
Alguien ya me rompió el corazón
No, no puedo volver a pasar por eso



De nuevo hay algo real aqui. Es mi libreta, y lo escrito en ella. Lo demás... producto de mi imaginación griposa

9 comentarios:

lola dijo...

quien pudiera entrar en tu mente un ratito y ponerse a ojear esas tantas cosas que alli dentro se esconden....yo tambien tengo una libreta , la mia es verde y cuando la abren no entienden nada,solo ven palabras y mas palabras amontonadas jajaja las cuales solo yo se como van .duele vastanta que te destrocen el corazon , apartir de ese dia siempre juegas con miedo a perder de nuevo ,pero la vida es un juego y hay que jugarla para estar vivo.......
un beso sueño.

India dijo...

Es precioso... Y si esa es tu verdadera habitación, me encanta :)

Cuídate esa gripe muchacho y disfruta de estos días felices que estás teniendo...

Un gran abrazo y gracias por tu comentario en mi blog... Se agradecen tus palabras... Besos Sueño.

Yo dijo...

Es un texto precioso. Bueno, como todos los tuyos en realidad. Me ha hecho gracia la foto porque resulta que tengo un rollo de papel higiénico en la mesa del trabajo jajaja. Sí... ya en realidad debería dejarlo en su sitio porque no moqueo tanto, pero llevo dos días pensando en hacerlo y al final nunca lo hago...

Pat dijo...

ponte más veces malo!
compartimos eso de la libreta, todo un mundo!

Nayuribe dijo...

ME ENCANTÓ!! Me sentía siendo ella, rebuscando entre sus cosas, leyendo, chineandolo mientras dormía... es un momento sencillo pero hermoso.
besitos, y que te mejores de la gripe :D

sueño dijo...

Lola.

jajaja. No creas que encontrarias mucho en esta cabeza xd.
Pero sí, a mi también me gustaría entrar en unas cuantas y ver que se esconde allí. Resultaría interesante.

Es curioso lo de las libretas. Hay muchísima gente que las tiene. La mía tampoco se entiende mucho, pero más que nada por la letra jajaja.
Y tienes toda la razón, la vida hay que jugarla y vivirla.
Un beso lola.


India.

Gracias, y no, no es mi habitación. La mía es menos glamourosa, aunque igual de desordenada, con decenas de libros encima de la cama y un caos absoluto (el mio no ordenado) jajaja. También hay fotos hechas por mí y muchas pelis y musica.
En cuanto a los dias felices....
buenoooooo.. no se yo, no se yo..jeje.
No tienes que darlas en serio.
Lo hago de corazón.
un beso.


Yo.

Munnnnchas gracias xd. jajajaja. el caso que cuadno ví la foto y el rollo de papel.... y ahora me dices que tú también tienes uno jajaja.

Bueno tú dejalo unos dias más por lo que pueda pasar.
un besazo.



Pat.

jajajajaa ya te valeee. Bueno entiendo que te ha gustado jeje.
Si lo de la libreta parece que es algo generalizado.
Un día deberíamos enseñarlas en el blog todos.
un beso y nuevamente gracias.

Nayuribe.

Gracias niña, y bienvenida de tu viaje. Creo que todos tendríamos esa curiosidad, verdad???, pocos nos podriamos resistir xd.

Gracias, a ver si pasa esto pronto.
un beso.

Verónica (peke) dijo...

Lo real son tus letras y tus propios pasos por ellas...

besotes de esta peke.

pd. te espero por mi rincon con una taza de cafe caliente, siempre que quieras...

Neuroscopetrix dijo...

Me temo que tendremos que pasar por eso nuevamente.

Un saludo.

sueño dijo...

Verónica.


Sí, la línea de la realidad y fantasía a veces es muy delgada, pero existente.
un beso.

Neuroscopetrix.


Supongo que sí... no aprendemos.... no aprendemos..

un beso.