miércoles, 21 de abril de 2010

La noche







- ¿Bailas?

Cogí tu mano y tiré de ti sin darte opción a pensarlo. Sonreías y tu rostro denotaba sorpresa.
Te abracé por la cintura mientras la música sonaba y nos movíamos muy lentamente dando vueltas sobre nosotros mismos.

- ¿Quién es?

Me encogí de hombros.

-No lo sé. – Aunque por supuesto lo sabía. Había escogido la canción cuidadosamente entre todos mis discos antes de ponerla, con el corazón latiéndome a mil porque quería bailar contigo. - ¿Te gusta?

Tenías unos ojos increíblemente hermosos. Apoyaste tu pequeña cabeza en mi hombro y te quedaste unos segundos en silencio.

- No la había oído nunca. Es muy bonita. –Levantaste la cabeza y me miraste. Por un momento mi corazón pareció advertirme que iba a decir ¡basta!, en ese mismo momento. –¿Eres raro lo sabías? – Y a continuación lanzaste una cristalina carcajada.- Pero me gusta eso, que seas un tipo tan curioso.

Volviste a apoyar tu cabeza en mi hombro y continuamos moviéndonos suavemente. Tu pelo olía a limpio. Te acababas de duchar y olía simplemente a húmedo.

La habitación estaba a oscuras salvo por las velas que había encendido. Dos en la mesa donde descansaba el cuenco de palomitas y otras dos en el mueble del salón. El televisor mostraba la típica nieve que aparecía cuando la película VHS había acabado.
Te reías de mí por seguir viendo películas en ese formato. Pero luego me decías tú misma que tenía algo de mágico el verlas así.

Sólo la música y tu respiración me envolvían. Cerré los ojos un momento y pensé, o más bien deseé, que aquello no terminase nunca. Que ese instante fuese eterno. Que la música no acabara y no nos separásemos jamás.

- “Despierta de ese sueño, sin poder recordar exactamente qué era…”

Levantas la cabeza y me miras. Por un momento no comprendo. Luego sonrío.

- Perdona, no me he dado cuenta, es de un libro de King. –

Tus ojos brillan. Me miran con tal intensidad que si fuese acero me derretiría en ese salón.
- ¿Qué pasa? –Pregunto.
- Nada. Sólo que eres… -Callas y vuelves a apoyarte en mí y continuamos nuestro lento vaivén.

La ventana está abierta y la noche está refrescando. El olor del galán de noche me llega nítidamente. Vuelvo a cerrar mis ojos y apoyo mi cabeza en la tuya.

Nada existe.

Sólo tú y ese momento.

Y sin saber cómo, mis labios murmuran.

- ¿Hablarás con él hoy?

La música sigue pero tú no. Tus brazos caen rígidos y un muro se levanta entre tú y yo.
Muerdo mi labio con tanta fuerza que siento el sabor de la sangre.

Te arreglas el pelo, y susurras que tienes que irte. Que se hace tarde, llego a captar algo de un gracias por la ducha y la película.

- Perdona, no quería decirlo, no te vayas – Pero sé que es tarde. Y sé que sí quería decirlo. Lo quería y deseaba en lo más profundo de mi corazón.

Coges tu chaqueta y tu bolso y te diriges a la puerta. La abres y te quedas allí parada.

- No es fácil, ¿sabes?, Te pedí tiempo y sé que no es fácil para ti. – Tu voz sonaba lejana y fría.- Estoy muy confusa, y creo que todo esto no es bueno. – Hiciste una pausa y al volver a hablar tu voz sonó quebrada. – Quizás sea mejor dejar de vernos.

No puedo hablar. No puedo porque cada vez que te veo salir por esa puerta te llevas mi vida con ella. Pensar que esta noche dormirás con él, y… Yo solo en mi cama. Como cada noche. Cada bendita y maldita noche desde que te conozco.

Vuelves la cabeza como extrañada de mi silencio. Pero no soy capaz de decir nada. Porque mi dolor ya es insoportable… Y prefiero morir definitivamente que esta absurda y terrible agonía.
Bajas tu cabeza y lentamente cierras la puerta tras de ti. Creo que dices algo, pero no llego a comprenderlo.

Si el dolor tiene nombre, si la rabia tiene significado, si la desesperación se puede definir, todas ellas escapan en forma de lágrimas por mis ojos.
Me siento como puedo en el sofá y de un manotazo apago las velas.

Mi boca se abre para gritar tu nombre porque sé que a partir de hoy…

Será lo único que tenga de ti.


10 comentarios:

·Êl düêndê (¡n)fêl¡z· dijo...

Por un lejano momento, pude transportarme a esa sala, respirar el olor de las velas y sentir el calor de la música...
Apoyar mi hombro y luego huir despavorida.
Aunque se invierte la parte del dolor, porque yo nunca quiero irme.

Es mágico, el poder de las palabras con la melodía de fondo, capaces de mover cada poro sensible de tu piel y hacerte bailar por un instante, sumergirte en ese trocito de historia que aunque alguien no se sienta identificado, negar no puede que no es del todo inusual.
El querer gritar y no querer, porque su nombre será lo único que permanecerá.

Gracias, gracias por estas líneas... gracias porque necesitaba leer algo así.

Mis saludos

Lobo dijo...

Me has sorprendido gratamente, has descrito perfectamente la psicología femenina, en plena contradición realemnte son asi, jejeje, en cuanto al tipo si fuera yo, habría montado alguna escenita, la habría echado antes de que ella decidiera irse aunque la amará mucho más de lo que ella pensara, siempre lo piensan, otro detalle de la psicología femenina (siempre piensan que ellas quieren más que la otra parte).Bueno ya está bien de meterse con ellas, pobrecillas. Para mi el tio es consciente que no la volverá a ver más y es una pobre despedida, seguro que en su cabeza tiene mil cosas que decirle. Pero bueno hasta en eso lo has hecho bien pues así es como siempre sucede en la realidad.
PD: muy bueno el escrito y también excelente canción que contrasta con su calidez en ese final.
Ya era hora perra que entraba todos los días para ver si habías publicado. ;)

emperatriz dijo...

Sí Sueño, así es como uno se siente cuando ve irse a la persona a la que más quiere a los brazos de otro, a la cama y al calor de otro.

Así se siente cuando el corazón se resquebraja saliendo por la boca , ahogándote, partiendote el pecho, y desbordandose por los ojos en forma de puñales.

Esas lágrimas no saben a sal, si no a sangre.

Es precioso, tristemente hermoso.
Terrible ficción, cruda como la misma vida.

Desde aquí mi enhorabuena por haber plasmado con tanta sensibilidad y sentimiento esta escena de amor y desamor.

Un gran beso.


PD: Sé lo que ha supuesto para ti. Con más razón te doy un fuerte abrazo, pese a la libreta de "Jack el Destripador".....

Kike dijo...

Oh.. es bonito y a la vez, muy triste. Pero no por ello deja de ser bonito de alguna manera. Me gusta cómo está escrito :)

Un saludo!!

Nela dijo...

De un manotazo te encendía yo las velas :)...ya en serio,me has trasportado a esa situación (sintiendome él)y en mi caso ni su nombre pude gritar...un nudo en la garganta de impotencia.
SENSACIONAL...pero espero y deseo que no real :)
Un besazo Rey M.... :)

Beetlejuice dijo...

hace mucho que deseaba leerte, y me agrada volver a hacerlo, por otro lado, es tan hipnotizador lo que escribes que me haces "actuar" mentalmente esa situación, simplemente tierno, es como para los que quieren sufrir. xD
espero que estés muy bien, o mejor.
un beso!

Yo dijo...

Pufff... ya ves...

Una de las razones por las que me gusta cómo escribes es por tu sencillez. Hay quien para escribir se apoya en otro tipo de recursos y usa un lenguaje más elaborado, enrevesado y más "ornamental" que, si saben manejarlo como es debido, enriquecen el texto y lo dotan de una belleza que no todos sabemos conseguir. Pero la gran mayoría de las veces es ese mismo lenguaje el que nos hace perdernos de la lectura. Llegando a hacerse tediosa. Sonando todo muy rimbombante y pomposo.

Cuando leo algo me gusta hacerlo de un tirón. Y que de un tirón me llegue. Uno ha de disfrutar con la lectura y no perderse entre rocambolescas formas y estructuras por las que se pierden y difuminan a veces los sentimientos. En tu forma de escribir prima el fondo sobre la forma. Y ojo, que no digo que escribas mal, digo que el lenguaje de los sentimientos y los sentidos ha de ser claro, sencillo... sin trampas ni cartón. No sé cómo explicarlo... Los sentimientos salen así. Naturales, en las cosas más nimias, en situaciones cotidianas y lo hacen sin artificios. Como tus textos.

Escribes situaciones con las que todos podemos identificarnos. Y lo haces de una forma sencilla y natural. Lo que no sólo agiliza su lectura, sino que permite con mayor facilidad que todos nos podamos sentir en el pellejo de los personajes que creas.

La historia... como tantas otras que te he leído, es demoledora... Creo que todos hemos pronunciado algo alguna vez sabiendo que ese algo provocaría un antes y un después. Un algo que sabemos que quizás no es lo más adecuado decir, que quizás lamentaremos de por vida haberlo dicho, pero que por alguna razón no podemos evitar pronunciar.

Así es la vida...

Al menos tu personaje sabía que dormía acompañada... Otros viven en la creencia (esperanza) de que duermen solos cuando se despiden de ti. O ni siquiera se les pasa por la cabeza la posibilidad de que puedan dormir con otras personas. Hasta que un buen día todo acaba porque sí (como decían los hombres G jajaja) y entonces tu cabeza te castiga devolviéndote otras posibilidades que puede que sean productos de tu imaginación (o no...)

Cuando amamos creemos. Queremos creer. Ese amor nos hace creer ciegamente en la persona en cuestión. Porque claro... no te mentiría. No a ti. ¿Por qué iba a hacerlo? eres tú y tú eres "especial" ¿no?. Tú no le mientes, ni lo harías. ¿Por qué iba a hacerlo él?. Pero ¿seguro que somos alguien "especial" para la otra persona? Y si lo somos ¿cuánto?. ¿Qué parte de esa realidad que has vivido fue verdaderamente real? ¿Qué parte de esa realidad "decoraste" tú? ¿Qué parte de esa realidad fue la que te quiso vender?

Tu personaje hizo bien en decir lo que dijo. Hay cosas que son para tenerlas claras o medio claras desde un principio... y si ya había pasado tiempo y todo seguía igual... No tenía intención de dejar "al otro". Tal vez nunca lo dejó y en realidad... "el otro" fue siempre tu personaje... Alguien con quien pasar el rato cuando el personaje principal no estaba...

Perra vida...

Siento el tochazo, me removiste cosas :(

AdR dijo...

Un nombre engloba muchas cosas, a veces todo. Si eso es finalmente lo que le queda al protagonista de tu relato... no será poca cosa. A mí muchas veces sólo me quedó eso. Y se sigue caminando, y bailando.

Yo el VHS ya no lo uso, pero el vinilo sí :D

ABrazos.

lola dijo...

Simlemente vivido....solo los que vivimos momentos asi sabemos lo que siente el corazon cuando se va buscando otro brazos la persona a la que mas amas en la vida....un dia pegaron un portazo en mi vida, y sabes? , hoy en dia me alegro por que detras vino una persona maravillosa llamando a mi puerta y en su mano traia el mayor pegamento que existe , pues fue capaz de pegar los mil pedazon en que se partio mi corazon ............
un besito fuerteeeeeeee, estube este finde por tus tierras al final me quedo alli jajaja, me encanta granada.

sueño dijo...

El duende.


Siempre he creído en ese poder de las palabras. Hoy, estos días, estas semanas, me cuesta mucho. No creer en ese poder, sino usar esa magia.
Muchísimas gracias a tí por visitarme. Sé bienvenida siempre que quieras.
un beso.

Lobo.

Bueno, presumo de conocer bien a las mujeres, aunque a día de hoy me siguen sorprendiendo, eso sí.
Si te soy sincero, pues no comparto mucho tu opinión de que sean así. También podíamos decir que qué hacer él que sigue esperando.... a nada?? a que? porque no la manda a freir espárragos antes? No creo que se pueda generalizar, ni creo que ellas crean que siempre aman mas. Todo amante cree que su amor es máximo. Máxime, cuando no es correspondido.
Gracias en serio por postear, y dar tu opinion, y por estar ahi.

un abrazo.

emperatriz.

Supongo que sí, que la sensación es bastante parecida. O quizás en tu post te acerques aún más a la realidad.
Gracias, me costó muchísimo escribirla. (Es algo de lo que no me siento orgulloso, normalmente no me habría costado).
En cuanto a la libreta.. mejor calla jajaja.

un besazo.

kike.

A veces las mejores historias de amor, son profundamente tristes.
(a veces no, casi siempre ;)
Gracias un abrazo.

Nela.

jajajaja Que te vas a quemar¡¡¡¡
;), muchísimas gracias. Si te transporté es que conseguí que "vieras" la historia.
un besazo Reina M... jajajaa

Beetlejuice.

Siento estar tan perdido, no sabes lo que me alegro de ver que sigues por aquí. Y te quiero seguir viendo eh? xd.

Gracias por tus palabras.... ahí vamos xd.

un besazo.

Yo.

Ni sé qué decirte. Tu post creo que es mejor incluso que mi entrada.
En cuanto a lo que me dices de mi forma de escribir, gracias (subidón, subidón de egoooo oeee oeeoeoeoeeee).

En cuanto al resto, te juro que he pesando mucho que decirte, pero no encuentro un pero. Sólo que tienes toda la razón del mundo.
El era el "otro" y evidentemente ella no le amaba de la misma forma que él.
Un besazo y siento haberte hecho remover cosas.
smile¡¡¡ xd.

AdR.

Un nombre es a veces principio y fin. Sólo digo eso.

Por cierto, yo tambien tengo vinilos¡¡¡
un abrazo¡

lola.

Siempre que te veo por aquí me haces sonreir lolilla, en serio. No sabes como me alegro, y cómo me gustaria cruzarme contigo por las calles de Granada cogida de esa persona... y sonriendo xd.

Un besazo y gracias por pasarte.