miércoles, 25 de junio de 2008

El final de una vida

03-14

Hoy una vecina me llamó.

La mujer es mayor. Y tocó al timbre desesperadamente con lágrimas en los ojos, porque su marido, enfermo de alhzeimer, se había caído al suelo, mientras ella le cambiaba el pañal.

Y allí me vi yo, intentado levantar aquel peso muerto, aquel hombre con su dignidad perdida, desnudo de cintura para abajo, mirándome con ojos extraños, cuando nos conocemos de toda la vida.

Y su cabeza hizo un mohín y arrugó los labios en un gesto como de enfado, al ver que tirábamos de él hacia arriba para levantarlo.

Cuando al final conseguimos sentarlo en el sofá, su mirada permanecía baja, con su gesto ausente y sus ojos vacíos.

Antonio, le llamábamos... Muévete un poco hacia atrás.

Y Antonio permanecía sumido en su mundo. Con su mente desconectada de su cuerpo.

Qué queréis que os diga. A veces maldigo la vida, porque con ese hombre he compartido cervezas en la barra de un bar, he ido en su coche al entierro de mi propia abuela, charlando de la vida, del trabajo, de las novias y complejidad de las mujeres.

Yo que se... mas que la vida en sí misma, maldigo su, a veces cruel final.

Pero si tengo algo claro, es que como vengo haciendo hasta ahora, quiero vivir la vida a mi manera.

Todos aquellos que me conocéis sabéis que no me gusta pasarlo mal. Me gusta vivir, reírme, ser amigo de mis amigos, leer, escribir, pasar el tiempo lentamente, pero a mi manera intensamente.

Ya vendrán tiempos malos, y tiempos para llorar.

Y sobre todo, espero portarme bien y ser como digo yo "buena gente", porque me gustaría que si yo alguna vez estoy en el suelo semidesnudo... alguien me ayudara.

O simplemente como decía en un relato mío...

Que alguien coja mi mano cuando yo muera.

6 comentarios:

marigel dijo...

TOC TOC
He venido a verte porque me he reído a mandíbula batiente con tu ocurrencia de dar un escobazo a la que hace sufrir de esa manera a dintel(o a su fantasía).
Y, cuando heleído tu entrada de hoy... me ha gustado. Creo que volveré por aquí, sino te parece mal.
Un saludo.

sueño dijo...

Por supuesto que no.
Estas invistada cuando quieras, sé bienvenida.
Gracias por entrar

emperatriz dijo...

Yo sé que aunque en ocasiones te veas coartado para darle rienda suelta a tu forma de ser y a la libertad de tu corazón, eres amigo de tus amigos, y hermano de tu hermana.
La vida, la vejez es hermosa por su complejidad, por todos las joyitas que vamos viviendo y atesorando, nos enriquecemos para con suerte poder desperdigarnos en herencia hablada o escrita, colgada en paredes o fijada a páginas de albumes...Con suerte alguien, nuestros hijos , sobrinos, amigos, parejas, padres....Habrán aprendido o recibido algo de toda esa magnificencia que a lo largo de nuestra corta o larga existencia coleccionamos con más o menos dolor, alegria, pero intensamente si hemos tomado los caminos y la filosofia acertados.
Una mano, un alma que no nos deje solos en el momento de partir para nunca regresar, quien sabe que nos depara ese momento. Yo no sé si con una mano me bastaría, no podría , si tuviera que elejir, pensar en un único nombre, en un único amor, pues tengo tantos amores...
Pensar en el sueño profundo me alivia aveces, esa paz, ese descanso que me liberaría de pensar constantemente..Pero que triste para el que se queda con esa mano inerte que poco a poco empieza a perder su calor.
No creo que nunca estes solo.
Te lo digo yo.

Ayshane dijo...

Sé perfectamente como son ese tipo de situaciones, a mi por ejemplo me pilla de cerca. Mi abuelo, a decir el único que me queda, tiene la misma enfermedad y a veces ni sabe quien soy, a pesar de que soy su nieta favorita... siempre me hacía reir con ese comentario.

No es que sea muy mayor, pero tampoco es joven... pero esta enfermedad es demasiado cruel... demasiado...

Y yo creo Sueño, por lo poco que te conozco... o debería decir nada pues solo nos encontramos en este blogg o en el mío, qué eres una persona que no estás solo y que además pareces muy amigo de tus amigos... por lo que creo que siempre tendrás una mano que te ayude a levantarte y alguien que te acompañe...

ufff... creo que al final me he enrollado demasiado ¿no?

Besitos...

Lobo dijo...

El final del camino es solo el principio de algo nuevo, es triste ver como la vidad se escapa como por un orificio invisible, despacio, lentamente, dejando un cuerpo con marcas que no se reparan, un edificio en ruinas, para el Alma que está recogiendo lo suyo para mudarse a otro sitio, espero que mejor.
Me temo que en el momento de la verdad no estarán a tu lado los vivos, si no los que ya están muertos. Aún asi no creo que estemos solos, no nos faltara compañia ni de los unos o de los otros.
En cuanto a ti amigo espero ser de los que te esperen desde el lado de los muertos. asi mis lágrimas serán de alegria por volver a encontrarte.

Drowngirl dijo...

Amén!
un saludo